Ideorama participa en el II Foro Mundial de Educación para la Convivencia y la Paz del 5 al 8 de noviembre

Foro de la Paz en Madrid.

Madrid acoge el II Foro Mundial sobre violencias urbanas y educación para la convivencia y la paz que se desarrollará entre los días 5 y 8 de noviembre en Matadero de Madrid. En el foro intervendrán reconocidos expertos y entidades comprometidas con el desarrollo y bienestar social como Ideorama.

El Foro tiene como objetivo “inculcar una cultura de paz y no violencia” sirviendo “como lugar de encuentro para todas las personas, desde personalidades políticas de todo el mundo hasta la ciudadanía de a pie, que en su día a día luchan por un mundo más justo y solidario”.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, explicaba en la convocatoria del Foro que “es imprescindible que las ciudades nos unamos para luchar contra la violencia, muy especialmente, una de las que más nos preocupa es la violencia contra las mujeres”. Y aseguró también que “tenemos presentes otras violencias como la que se está incrustando en las nuevas tecnologías, en los chats, en las comunicaciones que van por las redes sociales. O la violencia en el deporte y la violencia que se produce por terrorismos provocados por extremismos de toda índole”.

Leer más

Los riesgos en Internet acechan a los nativos digitales

La Agencia Europea para la Seguridad de las Redes y la Información (ENISA) alertaba, en su último informe sobre ciberamenazas, que en el último trimestre de 2017 se habían realizado más ciberataques por denegación de servicio (bloqueo de acceso a páginas WEB) que en toda la historia de Internet; según datos de la Fundación ANAR, uno de cada cuatro casos de acoso escolar es por ciberbullying; y, para la FAD, el 85% de la población española sufre una dependencia del móvil.

Durante los últimos años expertos de diferentes ámbitos han dado la voz de alarma sobre los riesgos que supone un incorrecto uso de las últimas tecnologías y, sobre todo, de Internet. Extorsión, suplantación de identidad, pérdida de privacidad, adicción y otros problemas que se han convertido en una preocupación social que también afecta a las aulas españolas.

Leer más

Foro mundial sobre las violencias urbanas: ciudades de paz.

Los días 19, 20 y 21 de abril se ha celebrado en La N@ve, Madrid, el I Foro mundial sobre las violencias urbanas y educación para la convivencia y la paz, y desde la Asociación Ideorama no nos lo hemos querido perder.

Hoy se da fin a este gran evento en el que hemos podido empaparnos de un clima de trabajo, experiencias e iniciativas que se implican a diario por una sociedad libre de violencia a todas las escalas y en diversos contextos: islamofobia, xenofobia,lgtbfobia, violencia juvenil y terrorismo, entre otras.

Leer más

La realidad supera a la ficción

Hoy voy a hablaros sobre algo que me parece un tanto curioso y siniestro a la vez. Hace algún tiempo un amigo me dijo: “¿Has visto esta película? Creo que deberías verla, trata muy bien sobre lo que estáis trabajando”. Lo que no sabía es que tiempo después la realidad superaría a la ficción. La película en cuestión se titula “Nerve. Un juego sin reglas“. La historia transcurre en una época actual, donde usamos las tecnologías de una forma agresiva y masiva en la sociedad.

El argumento de la película trata sobre una joven, a la que por problemas familiares (y de los cuales no quiero hablaros para no hacerlos spoilers de la película) no tiene el dinero suficiente ni el apoyo de su madre para poder ir a la universidad en la que ella desea estudiar. “Gracias” a la ayuda de una amiga, le enseña una app que puede usarse tanto en móviles como en ordenadores, la cual aparece como un reality show, donde puedes ser observador o jugador. El “programa”, “juego” o app, consiste en pasar una serie de pruebas, en las que la siguiente será más dura que la anterior y donde ganará una gran suma de dinero en cada una de las pruebas y deberá acabar siendo la jugadora ganadora para poder conseguir ese dinero que ha ido acumulando a lo largo del juego.

Leer más

Ciberconvivencia, un reto actual en las aulas españolas

Chat, tuit, emoticono… Son sólo algunos de los conceptos tecnológicos que jóvenes y no tan jóvenes hemos incorporado a nuestro día a día. El uso de las redes sociales por parte de los menores se ha convertido en algo habitual pero, ¿están realmente preparadas las nuevas generaciones para hacer un buen uso de las últimas tecnologías?

Según la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), el 85% de la población española sufre una dependencia del móvil y las redes sociales mientras que Eurostat revela que uno de cada cuatro usuarios en Europa experimentaron problemas de seguridad en Internet.

Leer más

‘Claves de la investigación en Redes Sociales’, un libro de la inspectora Silvia Barrera

Como en @EquipoTicocio no paramos de movernos, el miércoles 21 de diciembre acudimos a la presentación de un libro que promete: Claves de la Investigación en Redes Sociales.

Este libro es obra de la inspectora Silvia Barrera (@sbarrera0), perteneciente a la Unidad de Delitos Telemáticos, comparte no solo su perspectiva como profesional en el ámbito de la investigación y la seguridad, sino que recoge aportes de diversos profesionales de otras áreas de intervención, lo cual hace del escrito una obra totalmente enriquecida.

Leer más

¿Qué opinan los expertos de lo que significa tener habilidades cibercomunicativas?

Hoy compartimos un blog muy personal y muy especial. En octubre tuvimos la oportunidad de realizar nuestro primer curso de habilidades en las redes sociales y en las nuevas tecnologías en el centro juvenil “el sitio de mi recreo”, villa de Vallecas. Íbamos ilusionados por mostrar por fin algo en lo que llevamos trabajando y, dejando protagonismo a las alumnas del curso y cómo muestra de qué han aprendido, compartimos sus experiencias y sus conclusiones.

Gracias por haberos animado a venir. Esperamos realizarlo más veces y que más gente venga a empaparse de estos cursos.

Leer más

Los niños de hoy no saben jugar

“Los niños de hoy no saben jugar”, es una afirmación que escucho muy a menudo. Quizás tú también la hayas escuchado o incluso la hayas mencionado alguna vez al ver a los niños y niñas de hoy en día pegados a una pantalla, inmóviles, sin hacer ruido, sin salir a la calle.

La conducta que observamos puede que incluso esté promovida por sus propios padres: es mucho más fácil poner a un niño delante de un smartphone para que juegue y se entretenga a que te “moleste” cuando has llegado de trabajar tras un día duro, además tu hijo te lo agradece ¿no? Y piensas en ese tópico cada vez más popular de “los nativos digitales” para apoyarte y justificar su uso.

Leer más

Cuando las redes sociales salvan vidas

Hace años que escuché al periodista Luis Serrano aseverar que “las redes sociales han llegado para quedarse”. Cada día que pasa estoy más de acuerdo. Quizás en el futuro no sean las mismas plataformas que ahora conocemos, pero estoy seguro de que las redes sociales seguirán estando presentes en nuestras vidas.

¿Por qué? Primero porque unen, facilitan las relaciones sociales, aunque sea virtualmente. Segundo, porque son útiles. No sólo son útiles a la hora de compartir información, imágenes y vídeos con nuestros amigos y seguidores, también tienen
una clara importancia comercial para marcas y empresas. Las redes sociales pueden ser de ayuda para mantenernos informados, para saber qué está ocurriendo al otro lado del planeta o, incluso, pueden ser unas eficaces aliadas para encontrar un empleo. Sin embargo, todo ello es incomparable al momento en el que las redes sociales se utilizan para salvar vidas.

En sucesos tan terribles como los últimos atentados perpetrados en diversas ciudades de Europa, las redes sociales han desempeñado un papel fundamental por varios motivos, entre los que destacaría la información en tiempo real de lo que ocurría o parecía ocurrir, la difusión de consejos para la ciudadanía y la comunicación entre posibles víctimas de los ataques y sus familiares cuando las líneas telefónicas estaban saturadas. En este tipo de situaciones la información que se da a la población es vital, y las redes sociales han conseguido que los medios de comunicación convencionales, aún sin eclipsarlos, ya no sean las únicas fuentes de información. 

Levitando levemente sobre el tema, cabe apuntar que no todo lo que se dice en las redes sociales es cierto y menos aún en momentos de confusión como los que supone una situación de emergencia. Por ello, como usuarios, siempre debemos recurrir a los medios oficiales, aquellas cuentas de los servicios de emergencia que estén informando, y nunca difundir información sin contrastar. De hecho, los VOST, conocidos en España como Equipos deVoluntarios Digitales en Emergencias, surgen ante la necesidad de apoyar a estos perfiles oficiales y detectar / neutralizar falsas informaciones que pueden poner en riesgo a la población en situaciones de emergencia. Recordemos que difundir información falsa que pueda poner en peligro a personas puede ser delito.



Una vez que seguimos a estos perfiles de referencia comprobamos cómo algunos, cada vez más, ofrecen información verdaderamente útil en caso de producirse un accidente, una catástrofe o cualquier otra situación que pueda ser peligrosa. Este es el caso de los perfiles de algunas embajadas de España en el extranjero que, por desgracia, en los últimos meses se han visto obligadas a dar información a turistas y residentes nacionales sorprendidos por atentados.

Que los profesionales que gestionan estas cuentas estén preparados para ofrecer una información útil, temprana y veraz posibilita que sus seguidores cuenten con pautas sobre qué hacer y cómo actuar. Además, muchos perfiles de servicios de emergencias y protección civil ofrecen sus consejos durante el día a día para, precisamente, que los ciudadanos estemos preparados para cualquier situación que pueda suponer un riesgo.




Es justo aplaudir la labor que hacen desde estos canales los profesionales que los gestionan, muchas veces de forma voluntaria, y que ayudan a hacer Protección Civil en las redes sociales. Como asignatura pendiente, a mi juicio, queda mejorar a día de hoy la coordinación entre las diversas cuentas de información oficial, pues en caso de una gran emergencia, lo más conveniente es lanzar siempre un mismo mensaje, liderado por la figura del denominado “portavoz único” que estaría apoyado por el resto de cuentas, para así que los usuarios reciban la misma información sin importar la fuente que consulten.

Para terminar, cabe destacar que las propias redes sociales también son conscientes de la importancia que tienen en el transcurso de una situación complicada. Por ello han implementado herramientas propias que activan en casos de emergencia. Es el caso del Security check de Facebook, una aplicación que la red social pone en funcionamiento para que sus usuarios puedan avisar a sus amigos de que están bien tras una situación de crisis en un lugar determinado. Por otro lado, varios servicios de emergencia con presencia en Twitter (en España sólo @policia y @EmergenciasMad) cuentan con una herramienta para enviar alertas en tiempo real a sus seguidores y destacar sus tuits gracias a Twitter Alerts. Además, en el caso de la red social del pájaro azul, esta misma a editado una guía sobre cómo mejorar la utilización de Twittter en situaciones de crisis.


Aunque la implicación de los servicios de emergencia y de las propias redes sociales es fundamental, la colaboración y sensibilización de los usuarios en el buen uso de la información en emergencias es esencial para que las redes sociales sigan siendo útiles a la hora de salvar vidas.
______________

Perfiles que recomiendo seguir para obtener información oficial de interés:


Policía Nacional (@policia)

Guardia Civil (@guardiacivil)

Ministerio del Interior (@interiorgob)

Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (@MAECgob)

Agencia Estatal de Meteorología (@AEMET_Esp)

Estado de las carreteras – Dirección General de Tráfico (@InformacionDGT)

Unidad Militar de Emergencias (@UMEgob)

Salvamento Marítimo (@salvamentogob)

Emergencias Cruz Roja Española (@CRE_Emergencias)

Asociación Nacional de Voluntarios Digitales (@vostSPAIN)

Equipo de Voluntarios Digitales en Europa (@VOSTeurope)




Perfiles de información en emergencias de cada Comunidad y Ciudad Autónoma:


1-1-2 Andalucía (@E112Andalucia)

1-1-2 Aragón (@112Aragon)

Servicio Emergencias Asturias (@112Asturias)

1-1-2 Islas Baleares (@112IllesBalears)

Área Seguridad y Emergencias Canarias (@112Canarias) 

1-1-2 Cantabria (@112Cantabria) 

1-1-2 Castilla y León (@emecyl112)

Dirección General Protección Civil Cataluña (@emergenciescat)

1-1-2 Ceuta (@112Ceuta)

1-1-2 Extremadura (@JuntaEx112)

1-1-2 Madrid (@112cmadrid)

1-1-2 Melilla (@112MELILLA) 

1-1-2 Región de Murcia (@112rmurcia) 

Policía de la Comunidad Foral de Navarra (@policiaforal_na)

Dirección Atención Emergencias y Meteorología País Vasco (@112_SOSDeiak) 

SOS Rioja (@SOSRioja)

Gabinete Emergencias y Seguridad Comunidad Valenciana (@GVA112) 

En ámbito local es recomendable seguir a las cuentas de los servicios de emergencia y Protección Civil municipales.

Cuando las redes sociales nos deshumanizan

Me considero un firme defensor de las redes sociales. Creo en su potencial para unir personas, mostrar en directo sucesos relevantes y difundir en minutos conocimientos que, de no ser por estas plataformas, muchas veces quedarían ocultos o tardarían en llegar a cada uno de los rincones del planeta donde existe un Internet libre.
Sí, creo que las redes sociales tienen más cosas buenas que malas. Lo mismo pienso de la sociedad. Sin embargo, en el mundo real, es cierto que también hay personas cuyos comportamientos son más que reprochables ética y judicialmente, y por ello no podemos esperar que en las redes, que son un reflejo viral de la sociedad, todo sea bonito.

Esto no ocurre porque las redes sociales sean perjudiciales, sino más bien porque algunos usuarios las utilizan para hacer valer lo que ellos mal llaman “libertad de expresión” pero, a la vez, olvidando las libertades y derechos que tenemos el resto de personas. Sin embargo, las redes sociales no están para eso.
Como los antiguos foros de Grecia, donde los ciudadanos se reunían a deliberar decisiones, las redes sociales se han presentado como un perfecto escenario donde practicar el debate, poner en común opiniones y, sobre todo, aprender. No se puede pretender mostrar nuestra opinión, que deja de ser privada, y no estar dispuestos a escuchar la del resto, no en Twitter o en Facebook.

¿Se imaginan salir a la calle con un altavoz y dar su opinión sobre ciertos temas? Seguramente alguien podría decir “yo no estoy de acuerdo”. Para quienes aún no lo tienen claro, esto son, exactamente, las redes sociales: un espacio público donde las palabras poseen un valor, una repercusión y en el que cada uno es esclavo de lo que dice.
De hecho, quizás lo que las redes sociales están ocasionando es que seamos cada vez más responsables de lo que decimos, aunque no seamos conscientes. Porque sí, lo que se dice tiene unas consecuencias que pueden afectar a nuestra vida personal o profesional.
La muerte de una persona es siempre un suceso triste. No importa su condición o dedicación, la muerte nunca tiene justificación, salvo la que nos impone la naturaleza. Alegrarse por la muerte de otro nos resta valor como personas. Pero, además, tiene unas consecuencias penales según los términos en los que nos expresemos. Para muestra estas tres historias: Un año de prisión para una tuitera que se burló de Irene Villa y Miguel Ángel Blanco, La Audiencia Nacional manda al banquillo al concejal de Madrid Guillermo Zapatay La Fiscalía investiga si los tuits contra el torero Barrio son constitutivos de delito.

Estas noticias que han aparecido en diferentes medios de comunicación en apenas cuarenta y ocho horas muestran cómo los tribunales aplican las leyes también en el entorno 3.0. Porque somos responsables de nuestros actos y las redes sociales no nos valen para lanzar la piedra y esconder la mano.
No lo digo yo, lo dicen sentencias como esta: La expresión, y en concreto la palabra, puede lesionar bienes jurídicos esenciales para una sociedad, y por ello este tipo de delitos que pueden cometerse abusando de la libertad de expresión se encuentran dispersos por diferentes capítulos del Código Penal en función del bien jurídico al que afecten (…) a nadie le puede caber duda de que la libertad de expresión es un derecho fundamental de las personas que además ejerce una función social esencial para la democracia, pero no puede ser utilizada para destruir los valores fundamentales de la misma, tales como la tolerancia, la paz social y la no discriminación“.
Al final, todo se resume en no hacer en Internet lo que no haríamos en nuestra vida no virtual, tenemos que aprender a aprovechar la oportunidad que nos brindan las redes sociales para interactuar respetuosamente con los demás usuarios, fomentar el debate crítico y colaborar en un espacio virtual que se nos cede para participar democráticamente. Cuidemos las redes sociales y no permitamos que nos deshumanicen.