Así contribuye Ideorama a nueve Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

El 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad como parte de una nueva agenda, la conocida como Agenda 2030, que recoge los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) establecidos por la Organización de Naciones Unidas. Cada uno de estos objetivos tiene metas específicas que deberían alcanzarse en la próxima década.

Para conseguirlo, desde la ONU aseguran que todo el mundo tiene que hacer su parte: los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil (…). Se necesita la creatividad, el conocimiento, la tecnología y los recursos financieros de toda la sociedad para conseguir los ODS en cada contexto.

Desde Ideorama, como entidad sin ánimo de lucro dedicada a mejorar la calidad de vida de las personas, especialmente mediante el buen uso de la tecnología, estamos plenamente convencidos de que los ODS son objetivos esenciales para transformar el mundo y, lo más importante, formar ciudadanos responsables y alcanzar un bienestar social pleno.

Por ello la labor social que realiza Ideorama impacta directamente en nueve de los ODS:

ODS 1. Fin de la pobreza

Trabajar contra la brecha digital es también hacerlo en favor de la igualdad de oportunidades para que todas las personas tengan el mismo acceso a los recursos que ofrece la tecnología, entre ellos, conseguir un trabajo o mejorar su empleabilidad.

ODS 3. Salud y bienestar

Contribuir a que el estado de bienestar sea una realidad es uno de los objetivos de Ideorama. A través de la intervención directa y la difusión de información veraz abordamos problemáticas como las adicciones, especialmente en el ámbito tecnológico, ciberacoso, seguridad digital o desinformación en el ámbito de la salud.

ODS 4. Educación de calidad

Creemos firmemente que la educación es la mejor herramienta para conseguir una sociedad mejor para todos. El trabajo en aula que potencia Ideorama desde la educación no formal permite abordar las inquietudes de los más jóvenes para formar ciudadanos responsables y preparados ante los retos de una sociedad cada vez más hiperconectada. La brecha digital y las últimas tecnologías son también desafíos que abordamos desde la educación y formación.

ODS 5. Igualdad de género

La igualdad de oportunidades debe ser la base sobre la que se asiente la sociedad justa y diversa del siglo XXI. Todos los programas de Ideorama tienen en cuenta la igualdad de género con el fin de normalizar la inclusión en todos los ámbitos.

ODS 8. Trabajo decente y crecimiento económico

A través del buen uso de la tecnología, las personas pueden acceder a una mayor oferta laboral, desarrollar habilidades digitales, mejorar su marca personal y potenciar su formación.

ODS 10. Reducción de las desigualdades

Entre las metas del ODS 10 están la de garantizar la igualdad de oportunidades y reducir la desigualdad de resultados. Un compromiso que Ideorama trabaja desde sus inicios a través de todas sus actividades y programas, encaminados a que todas las personas tengan las mismas oportunidades de mejorar su calidad de vida, especialmente a través del buen uso de la tecnología.

ODS 13. Acción por el clima

Al igual que el ODS 5, se trata de un objetivo transversal que Ideorama asume como propio dentro y fuera de la organización. El respeto del medioambiente, la lucha contra el cambio climático y el cuidado de la biodiversidad son metas que nos atañen a todos.

ODS 16. Paz, justicia e instituciones sólidas

La no violencia es una de las señas de identidad de Ideorama. A través de la sensibilización y la educación evitamos la proliferación de los discursos de odio y fomentamos la convivencia pacífica en la sociedad democrática, exigiendo para ello el compromiso de las instituciones públicas y reclamando la responsabilidad cívica de cada persona.

ODS 17. Alianzas para lograr los objetivos

Somos conscientes de que para conseguir los ODS es más necesario que nunca el trabajo en red con otras entidades y organizaciones, desde el compromiso y la profesionalidad, para poder ofrecer soluciones eficaces a las demandas sociales que cada vez son más numerosas frente a un número de recursos cada vez más escaso.

Solo trabajando juntos conseguiremos una sociedad mejor y más justa para todos. ¿Nos ayudas a conseguirlo?

Más información | ODS en la ONU

Brecha digital en educación, cómo influye el acceso a Internet en la educación básica obligatoria

La brecha digital en época de pandemia no sólo ha sido un aislamiento para parte de la población, que no tiene una acceso y conocimiento suficiente a la tecnología para hacer más cosas, sino que también ha sido un impedimento para ejercer derechos fundamentales que tiene la población en el mundo. En este caso el derecho a una educación y enseñanza obligatoria para toda persona menor. Y es que al verse limitada la presencialidad en el aula durante el periodo de confinamiento, los más jóvenes no tuvieron acceso a una educación de calidad.

La buena noticia es que dependiendo de la situación de cada país sí se ha actuado de la mejor forma posible para garantizar el derecho a la educación.

En este artículo, que es el resultado de una investigación de Sergio Amigó Urda, vicepresidente de la asociación Ideorama, se muestra una comparativa de la problemática en España y Colombia.

Sergio está estudiando Educación Social y aprovecha para hacer investigaciones sobre la influencia de las tecnologías en la sociedad cuando se presenta la oportunidad. Esperamos que sea de vuestra agrado este artículo de investigación con el que obtuvo la nota máxima a calificar.

Introducción

Debido a la situación actual de pandemia, el confinamiento en países para evitar contagios y las medidas restrictivas sociales, el acceso a internet se ha convertido en una necesidad esencial en la estructura social de cada país.

Siguiendo una dinámica paulatina de digitalización de muchas acciones cotidianas como las citas médicas, compras y reservas, lecturas de periódicos o actualidad, entre otras; el nuevo panorama de normalidad ha puesto en evidencia la necesidad del acceso a internet pleno en cada persona, su dominio por las tecnologías a un nivel aceptable y que el estado tenga las competencias necesarias para adaptarse a esos tiempos.

Por todo ello, se establecerá la hipótesis de qué influencia ha habido en la educación, con el acceso a internet con una comparativa de dos países y cómo afecta todo eso en las estructuras sociales de cada territorio.

La educación básica y obligatoria, es un pilar básico en la construcción del ciudadano y de fomento de la cultura en el país. Sin una forma de ir presencialmente al aula, entra en juego que las familias tengan o no todo lo necesario para un acceso a internet adecuado en sus casas y asistir de forma virtual a las clases.

Si eso no se cumple, ¿Los países seleccionados tienen herramientas para cubrir y respetar el derecho básico a la educación? ¿La brecha digital es meramente a nivel conocimientos? ¿O también hay que tener en cuenta el acceso a la tecnología pertinente para conectarse a internet y la capacidad económica que tengan las familias?

Datos de los países cuantificados

Fuente: https://www.internetworldstats.com/europa.htm#es
Fuente: https://www.internetworldstats.com/south.htm#co
Fuente: https://datos.bancomundial.org/indicador/IT.NET.USER.ZS?end=2019&locations=ES -CO&start=2001&view=chart

Desarrollo

La llegada de nuevos paradigmas de estructura social, hace que los países deban adaptarse a estos nuevos escenarios. Lo acontecido con el periodo de pandemia del 2020, supuso adaptar a una sociedad en movimiento y presencial en muchos aspectos de la vida, como socializar, la educación, el trabajo o el ocio a un entorno más confinado, más virtual. En el ámbito educativo concretamente, supuso trasladar el aula del centro educativo, al hogar de cada familia, amparándose de las nuevas tecnologías y de internet. En ambos países elegidos, se aprecia en los cuadros del punto anterior el nivel de usuarios de internet, uso del mismo, así como participación en la red social “Facebook” o el uso de móviles que dispone la población. A pesar de ser Colombia mayor tanto a nivel de territorio como de población a España, España tiene más alto nivel de digitalización y de usuarios en internet, lo que a priori puede dar a entender que España ha estado más preparada para la digitalización del alumnado de todo su territorio que en Colombia. Esto ha influido a la estrategia a seguir para garantizar la educación básica en ambos países en época de confinamiento y pandemia producida en el año 2020.

En Colombia, la estrategia usada en periodo de confinamiento mundial, fue el de la formación on line. Sin embargo, el nivel de pobreza del país y de ayudas que se ofrecen sobre manutención a menores, ha derivado en una necesidad de dotar de accesibilidad a las familias por la falta de éstas. Tal y como se menciona en (Ortiz Franco & Páez Cortés, 2021): “(…) dentro de las premisas que se plantean desde la investigación educacional, como el uso de TIC durante el confinamiento, recalca los vacíos en las comunidades educativas pues en los foros educativos de 2020 se concluyó que 30% de los estudiantes en Bogotá y gran parte de Colombia, no tienen conectividad, afectando cualquier desarrollo educativo y provocando deserción escolar importante, la misma estabilidad de matrícula de estudiantes que sobrepasa 10% a nivel sistema educativo nacional”. Esto ha hecho que menores en edad escolar pierdan su derecho a la educación básica obligatoria. Por lo que la apuesta de Colombia ha sido de potenciar la bioseguridad para el regreso más apremiante a lo presencial, que es donde se puede garantizar dicho derecho. (Javeriana, 2021) Además según (Especiales, 2021) en Colombia se han abierto algunas necesidades fundamentales para dar buena cobertura a esta cuestión:

  • Cobertura.
  • Adaptabilidad.
  • Cultura organizacional.

En España, partiendo de un nivel de digitalización superior, también optó por la conversión a las clases on line. Sin embargo, esta conversión no estaba aún asentada en la educación presencial (Román, 2020) y, tal como pasó en Colombia, no todas las familias podían acceder a las tecnologías necesarias para acceder a Internet y garantizar una educación apropiada en los menores, siendo de hecho que parte del grupo estudiantil no ha podido recibir clases on line suficientes.

Por otro lado, un porcentaje del profesorado está cerca de la jubilación, por lo que la situación de lidiar con lo digital y adaptar las clases a este medio, ha supuesto un reto para un profesorado no adaptado todavía a las TIC y donde se nota la brecha digital existente en una profesión esencial para reducir dicha brecha. (educaweb, 2020)

Finalmente, las medidas adoptadas previamente en reformas estudiantiles los cuales aumentaban los ratios de alumnado en el aula y una reducción del gasto en educación, supuso que la opción más segura de garantizar una educación básica esencial era fortalecer el método on line durante la pandemia. A consecuencia, la calidad de ésta enseñanza se vio afectada y dejó fuera de ésta fórmula a parte de la población con recursos limitados para acceder a internet de una forma adecuada y garante a las exigencias de este tipo de educación. Para paliar este problema de brecha digital evidente, algunas regiones del país ofrecieron ayudas de préstamo de material digital para dotar a estas familias más necesitadas, no siendo del todo suficientes o no pudiendo llegar a la totalidad de las familias más afectadas por esta crisis de pandemia. (BENAYAS, 2020)

Como propuestas de refuerzo en el informe publicado por (unicef, 2020) se incluyen varias medidas acotadas en cinco líneas de actuación:

Fuente: (unicef, 2020)

Conclusiones

El poco cuidado en Colombia a la conexión a internet ha puesto en jaque al sistema educativo. Si bien el tipo de geografía dificulta la correcta conectividad del país, el escenario de pandemia ha puesto en evidencia la necesidad real de digitalizarse y abrazar las TIC. Por lo que la única solución para sostener el sistema educativo, ha sido regresar a lo presencial intentando garantizar buenas coberturas se bioseguridad frente al Covid (Colombia, 2020)

Las apuestas económicas han sido más en regresar a lo presencial, que en potenciar el acceso a internet a toda la población y mejorar sus conexiones a ello. Un acto que no puede ser reprendido, pues se ha intentado garantizar de la manera más efectiva el derecho de la educación.

En España, a pesar de contar con una mejor dotación técnica y digital para el acceso a internet, la menor inversión al sistema educativo y un profesorado envejecido (educaweb, 2020) ha supuesto un problema en época de pandemia de garantizar una educación obligatoria de calidad, teniendo que reducir las exigencias educativas al alumnado por un panorama no previsto ni esperado. La apuesta en contrapartida a Colombia de mantener durante la época de confinamiento los estudios en línea, fue una estrategia amparándose en el acceso a internet superior en España, pero obviando la poca digitalización existente que hay en el sistema educativo español a día de hoy.

Por ello, ya regresando al presente año de este trabajo, la estrategia de ambos países ha sido regresar al aula presencial, garantizando las medidas biosanitarias frente a la pandemia probando que, a pesar de tener un acceso a las tecnologías, internet por parte de España, la brecha digital es una cuestión mayor en cuanto a lo que se refiere a conocimientos o tecnologías necesarias para dotarse. Es también una cuestión de que los países inviertan en dicha transformación digital en educación en este caso, con aulas preparadas para ello, profesorado capacitado y formado en otros métodos de enseñanza y aprendizaje y una dotación económica importante para cubrir un derecho fundamental que es tener una educación digna y de calidad.

Bibliografía

BENAYAS, V. T. (02 de 04 de 2020). Solo mil jóvenes sin recursos recibirán una tablet prestada para poder seguir sus clases online. Obtenido de www.elpais.com: https://elpais.com/espana/madrid/2020-04-02/mil-jovenes-de-familias- desfavorecidas-recibiran-una-tablet-prestada-para-poder-seguir-sus-clases- online.html

Colombia, G. d. (2020). gov.co. Obtenido de gov.co: https://coronaviruscolombia.gov.co/Covid19/acciones/acciones-de- educacion.html

educaweb, R. d. (09 de 09 de 2020). La educación en España ante el coronavirus: aspectos a mejorar según la OCDE. Obtenido de www.educaweb.com: https://www.educaweb.com/noticia/2020/09/09/educacion-espana-covid- 19-aspectos-mejorar-segun-ocde-19295/

Especiales, R. (3 de marzo de 2021). Tres retos de la educación virtual en Colombia. Obtenido de https://www.elespectador.com: https://www.elespectador.com/especiales/tres-retos-de-la-educacion- virtual-en-colombia/

Javeriana, P. U. (25 de 01 de 2021). Volver a la escuela: una cuestión de derechos. Obtenido de https://www.javeriana.edu.co: https://www.javeriana.edu.co/pesquisa/tag/educacion-a-distancia/

Ortiz Franco , J., & Páez Cortés, W. (2021). La docencia, el docente y las TIC en el contexto colombiano de la pandemia. Revista Iberoamericana de docentes https://revistaib.com/blogrevistaib/entornos-digitales-sin-contornos- educativos, 1 -13.

unicef. (2020). LA EDUCACIÓN FRENTE AL COVID-19: Propuestas para impulsar el derecho a la educación durante la emergencia. Madrid: UNICEF España.

Imagen | CIMIC Centre of Excellence (CIMIC-COE)

Las “fake news” y el riesgo para las democracias

Bulos, desinformación, fake news… Diferentes términos para denominar lo que siempre se ha conocido como información falsa o, simplemente, mentiras. Si bien es verdad que los bulos han existido desde el albor de los tiempos, la llegada de Internet ha supuesto que las noticias falsas tengan un mayor recorrido y más impacto de una forma, además, prácticamente gratuita.

Sin embargo, la desinformación se ha venido utilizado, ya desde tiempos inmemoriales, como un arma básica de desestabilización. Por ejemplo, la historia bélica nos ha demostrado que, en no pocas ocasiones, los servicios de inteligencia de los estados contendientes han utilizado herramientas de desinformación para confundir al enemigo y hacerlo más vulnerable.

Al fin y al cabo, los bulos lo que consiguen es precisamente eso, hacernos más vulnerables, no solamente al engaño, sino también a la manipulación o incluso a nuestra integridad física.

Estas situaciones que parecen más propias de la guerra fría, están hoy a la orden del día y es que las fake news están siendo utilizadas para debilitar las democracias y desestabilizar social y políticamente a los países.

Las fake news son utilizadas para debilitar las democracias y desestabilizar social y políticamente a países como España

La irrupción de las redes sociales y la utilización de estrategias de ingeniería social han impulsado esta práctica y hacen que los propios ciudadanos seamos cómplices de nuestro propio engaño, condicionando en muchos casos nuestras ideas y convicciones sobre determinados temas.

Parece algo preocupante y lo es. Tanto que los gobiernos y alianzas internacionales, como la Unión Europea, están trabajando para intentar poner solución y proteger a sus ciudadanos ante la desinformación. Y lo están haciendo, ni más ni menos, desde el ámbito de la seguridad y la defensa, entre otros.

De hecho, la desinformación se ha convertido en una de las principales preocupaciones para los estados democráticos y el propio Parlamento Europeo aprobó en 2019una resolución en la que alertaba sobre “la injerencia extranjera para influir en los procesos democráticos”.

En este sentido la Unión Europea cuenta ya con un Plan de Acción contra la Desinformación y con un equipo especializado, el EU Mythbusters, para luchar contra las fake news.

También España se ha visto afectada por los bulos en no pocas ocasiones. Lo hemos podido ver durante los últimos escenarios electorales, a lo largo del juicio del procés y, de hecho, lo vivimos casi a diario en los vaivenes de la agenda política del país. Y es que ya nunca tenemos la certeza de quién ha dicho qué o de quién ha hecho qué.

La desinformación en situaciones de emergencia puede poner en riesgo la vida de personas

Todavía más preocupante es el caso de los bulos que afloran en situaciones de emergencia y que ponen en serio riesgo la vida de personas. Por mencionar un ejemplo, no son pocos los grandes incendios forestales que asolan cada verano nuestro país y en los que las redes sociales se convierten en un altavoz para pedir voluntarios que supuestamente deben ayudar en las labores de extinción. Información, muchas veces anónima y sin respaldo oficial, que lo único que provoca es la complicación del trabajo de los servicios de emergencia.

Algo similar ocurre con las falsas amenazas de atentados terroristas o con otras crisis como puede ser la del coronavirus. Y aunque las administraciones públicas hacen verdaderos esfuerzos para manejar el discurso informativo, parece que las noticias falsas siempre llegan más lejos que la información oficial.

Resulta paradójico, además, que todo esto ocurra en un momento donde los avances tecnológicos han hecho posible que dispongamos de una cantidad de información en tiempo real nunca antes imaginada. Quizás no estamos aún preparados para manejar tal cantidad de información o, simplemente, hayamos perdido la capacidad de discernir lo que parece cierto de lo que realmente lo es.

Detener la difusión de bulos puede ser algo sencillo si los ciudadanos nos lo proponemos y, de hecho, lo tenemos muy fácil. Debemos ser conscientes de que este riesgo existe, de que alguien puede querer que nos creamos una noticia que es mentira y, por supuesto, debemos verificar la información antes de difundirla. ¿Cómo? La mejor forma de hacerlo es recurrir siempre a las fuentes de información oficial y, en caso de que estas permanezcan mudas, informarse por varios canales que sepamos que son confiables y siempre contrastando.  De otro modo solamente estaremos contribuyendo a menoscabar la verdad, la convivencia y a convertirnos en ciudadanos menos libres.

Firmado: David Ferrero, @FerreroPC