El 4 de noviembre por la mañana los ponentes profesionales presentaron muchos de los problemas que tiene el mal uso de las redes sociales por los jóvenes y adolescentes. Y ofrecieron muchas soluciones para las familias y los profesionales que tienen que tratar con los más jóvenes. A continuación se incluye un resumen de las intervenciones, de los profesionales, con sus nombres y las asociaciones a las que pertenecen, que ofrecieron experiencias y muchas herramientas para poder diagnosticar y enfrentarse a situaciones condicionadas por el uso intensivo de las redes sociales.

Teresa Conde García habló de Conductas adictivas en el aula: herramientas para detectar la problemática. A continuación se muestran algunos extractos de su intervención:

Las tecnologías guardan esa dualidad: son una oportunidad y también un peligro si no les damos un buen uso.

Las tecnologías nos ofrecen mucha versatilidad.

Los jóvenes controlan mucho las nuevas tecnologías, han nacido con ellas. No obstante, en ocasiones necesitarán un apoyo externo para poder gestionar los riesgos que derivan de éstas.

Cuando hablamos de adicciones a las tecnologías, hablamos de una primera situación de aislamiento. Las tecnologías pueden ayudar a este aislamiento.

Para Teresa existen unos indicadores para ir detectando la adicción a las tecnologías antes de que lleguemos a la situación de “se ha encerrado en su cuarto y no sale”. Por ejemplo que puede empezar a disminuir el rendimiento académico o dejar de ir a clase, también la dificultad para mantener el trabajo o ir al trabajo.

Otro indicador es el desequilibrio en su alimentación: comen rápido para irse a la habitación. El aseo y el sueño se pueden ver alterados también por los horarios de juego, del acceso a redes sociales, etc. Es cuando para los adolescentes y jóvenes “se pierde la noción del tiempo”. El riesgo que cuando se les impone alguna limitación con la tecnología puede haber alguna respuesta violenta. Por ejemplo, ante la situación de tener que pausar un vídeo para escuchar. También empezar a gastar e invertir dinero en el juego / aplicación, la necesidad de aumentar el tiempo de conexión y no ser capaces de parar. Otro indicador es utilizar las tecnologías siempre en los momentos de descanso, para revisar las redes sociales, o para jugar.

Las alteraciones físicas: dolores de cabeza, de espalda, en las manos, significan que el cuerpo te está diciendo que necesita parar y que estás utilizando demasiadas horas para las tecnologías. Otros riesgos son la realización de robos o hurtos para conseguir dinero para invertir. También empezar a aislarse de las personas y preferir las relaciones virtuales.

Y es que los más jóvenes pueden tener una dualidad en su forma de ser, porque en red es una persona que le gusta más ser.

“Cuando estoy jugando me siento muy valorado”

.. si el joven no se siente valorado fuera de los juegos éstos actúan como reforzadores. Una autoestima baja puede propiciar toda esta situación. Es cuando puede ser que el joven encuentre refugio en las tecnologías.

Así que no hay que banalizar la adicción a las tecnologías y a las redes sociales sólo porque no son alcohol o drogas. Es muy importante, como profesionales, implicar a las familias y contar con todo lo que ellas ven y viven. Nadie mejor que la familia conoce al joven. Es necesario promover los recursos personales con las que ya cuentan los jóvenes, para reforzar sus propias herramientas y su autoestima.

En el área de Espacios Libres de Racismo. Asociación Mujeres Opañel las ponentes Vanesa Gomariz Moreno y María Nieto hablaron de Racismo y redes sociales:

El proyecto Espacios Libres de Racismo está dedicado a la sensibilización en personas jóvenes, donde se hacen intervenciones a éstos, y formaciones a profesionales. Dotan de herramientas para trabajar el racismo en aula. 

“Les pregunto: ¿cómo afecta el racismo en redes? ¿cómo se manifiesta?”

El racismo en ciertos ambientes no está visible. Sobre todo se puede ocultar tras las bromas, el humor. Eso es algo que hay que tener muy en cuenta dentro del aula. En la ponencia presentan la imagen de un iceberg. El iceberg del racismo, donde sólo vemos la punta del problema, por ejemplo, cuando hay casos de agresión física. Sin embargo cuando preguntas en un instituto sobre el racismo, suelen hablar de los casos más violentos, donde se ha llegado al límite, al genocidio. Es por eso que es muy importante tratar toda la parte no visible del iceberg y prevenir todas las pequeñas conductas que son racistas.

Cuando hablamos de racismo invisible para poder trabajarlo, hay que tener en cuenta distintas dimensiones: la educativa, la social, la emocional y la institucional. La falta de referentes es algo que influye en nuestro autoconcepto como sociedad. Tenemos que conocer bien nuestros privilegios y trabajar sobre los prejuicios. Como profesional tenemos que ser muy conscientes de todo ello para no promover el racismo en las aulas, consciente o inconscientemente. Por ejemplo, los bulos son muy importantes de tratar.

Existe una falta de acción ante situaciones racistas y sólo actuamos cuando hay un acto violento. 

“Hay que actuar muchísimo antes, como profesionales y como sobre todo como personas. Es una lucha que tiene que venir de mi día a día, no sólo en mi trabajo”

Para finalizar las ponentes nos responde a cómo podemos trabajar el racismo de manera positiva. Por ejemplo a través de las redes sociales se puede apoyar a los referentes positivos que hablan sobre racismo y prestar atención a sus experiencias y mensajes.

Por el Observatorio de la No-Violencia intervino Philippe Moal que habló de L’Hyper – Conexión:

Explicó que no practicamos la relajación, ni la física ni la mental. Y es que es fundamental en la educación enseñar a relajar el cuerpo y la mente, para poder trabajar las emociones como la ira.

Estamos llenos de imágenes y ruido de fondo. Hay un repertorio de imágenes a las que estamos acostumbrados que es muy reducido y que suelen conducir a la violencia. 

“Se trata de flexibilizar las imágenes mentales que uno tiene, y producir una descarga de la carga tensa asociada a algunas imágenes.”

Philippe nos cuenta sobre el desarrollo atencional:

“Debemos tener un ojo crítico ante el bombardeo de información que vivimos.”

“Darse cuenta de que me estás escuchando es distinto a que me estés escuchando”.

Con esta mentalidad es posible alejarse y poner distancia, también tener una mirada sobre la mirada de quien habla y así evitar reacciones automatizadas.

Por Mi Huella Digital intervino María Jesús López Serrano que habló de Protección de datos personales, retos y desafíos en la educación:

En la página de mihuelladigital.es existen recursos gratuitos para padres, madres y profesionales. Y es que nuestra huella digital no es sólo una cuestión nuestra, lo que publiquen terceros de nosotros también forma parte de nuestra huella. María Jesús explicó muchos casos prácticos acerca de la huella y de cómo gestionar bien nuestros datos: ¿conoces todos los derechos que tienes sobre tus datos? En su página ofrecen el servicio de búsqueda de tu huella digital.

También explicó que prácticamente todo el sector de reclutadores de empleo hace uso de la búsqueda de la huella digital para descartar candidatos.

Por el Centro de Salud Colmenar Viejo Sur habló Miguel Ángel Alfaro, educador social con el contenido Riesgos para la salud derivados del mal uso de las TIC. La adicción y el ciberacoso son los dos riesgos más habituales en menores cuando hablamos del uso de la tecnología. Es muy difícil definir la problemática y la conducta abusiva de las tecnologías, porque, por qué nos gustan tanto las pantallas. Claramente son un reforzador positivo del placer mientras que el reforzador negativo es el alivio de la tensión emocional (depresión, ansiedad, estrés)

“¿Sabíais que en el diseño del juego Fortnite han participado psiquiatras? Este tipo de contenido está creado para que a nuestro cerebro le guste”

Los factores que fomentan las conductas adictivas en internet son la facilidad de acceso, la disponibilidad, la falta de límites, que no hay principio ni fin, que se puede experimentar la distorsión del tiempo. También la percepción del anonimato y la sensación de estar desinhibido en un juego de roles.

Además hay factores neurobiológicos y emocionales al mismo tiempo que pueden fomentar adoptar una conducta adictiva. Así que es importante ser consciente de las influencias negativas y positivas del entorno de los jóvenes para poder conocer y sentarnos con ellos.

“No hay fármacos que eduquen. No hay mejor fármaco que la prevención.”

Así que además de tratar de evitar los riesgos es importante tener las herramientas para afrontarlo.

Por LaContrapartida participó Rocío Barragán hablando de Prevención del trastorno por juegos de azar y las apuestas deportivas para profesionales.

No es sólo el formato de juego, explicó Rocío, el contexto que rodea a este tipo de juegos es muy atractivo también. Y están muy aceptados socialmente.

“La persona que juega siempre pierde. La marca siempre va a ganar”

El juego esporádico puede no preocupar aunque dependerá de muchos factores que a veces no tenemos en cuenta o no podemos controlar, el que este juego se convierta en adictivo y patológico. Y es que al estar convertido en una alternativa de ocio, en especial entre los jóvenes, valorar los riesgos es más complicado porque a veces ni se ven.

Es imprescindible prestar atención a cualquier indicio y actuar lo antes posible. Hay que valorar otros problemas asociados, cuáles son los factores que pueden ayudar a que esta adicción se vaya desarrollando.

Porque todo se inicia por curiosidad, por normalización y el atractivo del dinero. Continúa con el reconocimiento social, el poder adquisitivo, no poder renunciar, no se vive como dinero perdido, se empiezan a elaborar fantasías sobre la situación. Y esto puede terminar en apuestas más arriesgadas que le hagan perder el control.

Por StopHaters participó María Jiménez García y Alexandra Barak Díaz que hablaron de Ciberacoso y acoso escolar: situación actual y medidas preventivas.

Porque el acoso no es “cosa de niños”. Y es que no sólo es grave un acoso físico, también el psicológico lo es. El ciberacoso implica que la víctima no está en un lugar seguro ni estando en su hogar. Expulsar al agresor del colegio no es la mejor solución, lo más importante es reeducar. El cambio de centro para la víctima tampoco es la mejor solución, porque el problema no se trata y es propenso a volver a sufrir agresiones o acoso.

Es importante que los padres sean conocedores de las nuevas tecnologías y de las redes sociales que manejan sus hijos, especialmente si son menores. Así que los padres son el primer filtro y una buena pauta a seguir es fomentar la inteligencia emocional.

Es mejor no contestar a las agresiones a través de la red sino guardarlas en una captura o foto, bloquear y comunicar a padres y profesores.

Para finalizar la Asociación IDEORAMA también participó con María Ferrero Gutiérrez que habló de las Herramientas socioeducativas para la prevención del uso problemático de las TIC.

María explicó que las tecnologías no son ni negativas ni positivas, lo serán según el uso que les demos. Y respecto a otros contenidos vistos en las ponencias, como el riesgo de los juegos de azar, María comentó que muchos videojuegos puede derivar en atracción hacia los juegos de azar, ya que éstos lo incluyen en sus dinámicas.

En todas las ponencias se ha hablado del riesgo de carecer de habilidades sociales a la hora de desarrollar una identidad en la red. Esto implica que la evasión es tan grande que puede crearse una dualidad que puede permitirte afrontar la timidez y también acosar a otras personas.

María responde a esto diciendo que, efectivamente, las redes son un trampolín para nuestro empoderamiento. Lo ideal es hacer un acompañamiento saludable, como profesionales y familias, durante ese periodo de adolescencia, para que ese empoderamiento sea positivo.

María cuenta algunos de los signos para identificar una adicción a redes y cómo promover el contacto con personas fuera de la red es una buena manera de prevenir o actuar.

“No prohibir: sino acompañar a poner límites y consensuar normas. Esto estimula la comunicación y el diálogo.”

Para finalizar, María explica que como profesionales, es importante usar esta misma herramienta, las TIC, para promover conductas compatibles con nuestra salud y bienestar. Por eso la formación constante de los profesionales es primordial.

Y hasta aquí un resumen de las II Jornadas Ciberconecta en las que los ponentes presentaron los problemas del mal uso de las redes sociales por los jóvenes y adolescentes y ofrecieron muchas soluciones para las familias y los profesionales.

En Ideorama | II Jornadas ciberconecta